” No hay mejor desafío que vencer a alguien mejor que sí mismo, pero no hay medida del éxito sin competencia”. Esta frase acuña la esencia de la competencia y la importancia de ser mejor que alguien mejor, lo que ha hecho que la economía haya llevado a la competencia a la categoría de perfeccionar la suerte economica de los paises que mejor desempeño han tenido en el desarrollo y progreso del mundo, más allá de las tendencias políticas.

Tanto en los deportes como en los negocios la competencia suele ser más importante que ganar. Por ello existen reglas básicas para considerar competencia a alguien o a alguna organización. Revisaremos esas reglas para poder obtener una visión más humana y justa de la forma que las empresas debieran conducirse para considerarse legítimamente competitivas.

En primer lugar, deben preocuparse de los integrantes de su organización, su capacitación, su bienestar y una dirección adecuada que les permita trabajar protegidos, motivados y sabiendo lo que hay que hacer, lo que la empresa espera de ellos y la forma de guiarlos al exito. No hay peor empresa que aquella que contrata personas para evaluarlas y despedirlas, sin siquiera enseñarles valores y formas de trabajo exitosas y respetuosas de las demas empresas que existen en el mercado.

En segundo lugar, generar valores en su comunicacion estratégica alejados de la corrupción y desprestigio de la actividad comercial. De esta forma cada representante de ventas debe tener claro que para ganar debe ser mejor que la competencia evitando desprestigiarla porque de otro modo terminará insultando intelectualmente a los clientes que lo escuchan, sobre todo porque el que elige un proveedor siempre hace la mejor elección hasta que el mismo descubra que se equivocó.

En tercer lugar, un competidor inteligente procurará competir con las mismas promesas e inversiones que su competencia, porque de otro modo se verá obligado a mentir para ganar o a incumplir sus promesas a la hora de hacer efectiva la compra del cliente. De esto hay mucha brecha que explicar para ajustar las enormes diferencias de precio que separan a los que realmente están dispuestos a competir en serio, de los que solo quieren ganar dinero colocando a toda costa un producto, sin importar lo que pase después con el cliente.

En cuarto lugar, siempre habrá un lugar importante en los valores de una economía para honrar a aquellas empresas que realmente se preocupan del cliente final, no importando el lugar que ocupen en la cadena de distribución. Para ello es necesario que junto al progreso tecnológico que generan, tambien de generar progreso para sus empleados,  siendo cumplidores con las leyes sociales y las remuneraciones de cada integrante de la organización; cumpliendo con las obligaciones tributarias que son un aporte al bienestar del país en esencia, y proteger el medioambiente, ayudar a las generaciones futuras y dar empelo de calidad el mayor tiempo que puedan. CNM

CONSULTOR.CL nace como una consultoría independiente especializada en Recursos Humanos de Ventas y Servicio al Cliente en 1995. Carlos B Ñanco Muñoz, su fundador, se inicia en la consultoría y asesoría atendiendo empresas en Chile, y posteriormente Brasil, Argentina, Perú y México, posicionándose como una de las Consultorías Internacionales más prestigiadas y cotizadas en su especialidad. Actualmente, no solamente nos dedicamos a la asesoría y consultoría especializada, sino también a la investigación aplicada en el área de ventas, posicionando una de las más avanzadas tecnologías para asegurar el resultado comercial de las empresas, al desarrollar e implementar Modelos de Gestión y Control de Departamentos de Ventas de exitosa aplicación en empresas de todo tamaño y rubro.